A pesar del prodigioso desarrollo económico experimentado durante la década pasada –particularmente en los sectores de la agricultura y los servicios-, un porcentaje muy elevado de la población de Vijayawada sigue viviendo en  míseras casas improvisadas construidas con plásticos, chatarra, hojas de palmera, cartones y barro, reciclados de las basuras del entorno. Los suburbios proliferan por todas partes: alrededor de los mercados, en terminales de autobuses, en almacenes, en zonas de aguas empantanadas, a lo largo del río Krishna y en los principales canales de la ciudad. Aproximadamente 320.000 personas –30% de la población- vive apiñada en más de 220 suburbios. Estos núcleos míseros de población, que se expanden con rapidez y que son muy diferentes los unos de los otros, comparten el distintivo común de carecer por completo de higiene, agua potable y sanidad. Generalmente están ubicados en zonas inhóspitas y de difícil acceso. En estos lugares, olvidados de la mano de dios, donde los padres son incapaces de proporcionar a sus hijos las necesidades básicas, los niños se ven obligados a mantenerse por sí mismos como mejor pueden.

Los habitantes de los suburbios son principalmente “intocables” o pertenecientes a castas muy bajas. La mayoría provienen de  comunidades tribales y han migrado a las ciudades en busca de trabajo, pero carecen de las aptitudes básicas para llevar una vida decente. El 98% son analfabetos y la mayoría trabaja como coolies ‘jornaleros’ en zonas de construcción, tiradores de rickshaw o basureros. Las mujeres suelen trabajar en los mercados o de asistentas.

Care&Share trabaja al servicio de los habitantes de los suburbios desde 1992. Nuestra intervención se centra principalmente en los suburbios de Kandrika, Brahmarambapuram, Autonagar y Rajarajeswaripeta.

Kandrika:
Hay dos canales que pasan por Vijayawada. En sus orígenes, llevaban agua desde el río Krishna para abastecer las zonas del interior. Actualmente, son las aguas residuales de la ciudad las que van a parar a estos canales. A orillas del canal Eluru, entre la nave de mercancías del ferrocarril y el hospital del gobierno, estaba el Kalavakatta (suburbio a orillas del canal), constituido por unas 300 chozas construidas con bambú, hojas, cartones y láminas de plástico. Las chozas estaban asentadas precariamente en las pendientes de las orillas del canal y a menudo las arrastraba el agua. Como parte del programa de erradicación de los suburbios de la ciudad, en mayo de 1999 se demolieron las chozas del suburbio de Kalvakatta, con el consiguiente desplazamiento de sus pobladores a una nueva ubicación a las afueras de la ciudad de Kandrika. Alrededor de 1000 familias procedentes de los suburbios de Autonagar, Krishnalaka, Ranigarithota y Kalavakatta fueron reubicadas de la noche a la mañana, sin previo aviso, en Kandrika. A cada familia se le concedieron 46 metros cuadrados para levantar su choza en un área  rodeada por aguas residuales, infestada de mosquitos y carente de infraestructuras básicas.

Brahmarambapuram:
Este suburbio está ubicado a orillas del río Krishna, frente la estación de autobuses de Vijayawada. Hasta hace un año, en este área habitaban unas 3500 familias. Muchos trabajan en la cantera de arena del lecho del río; otros trabajan como jornaleros, cargando y descargando camiones de arena. Las familias viven en pequeñas chozas construidas a base de hojas de palma, sacos de yute, cartón y láminas de plástico. No hay ningún tipo de drenaje en la zona, por lo que se forman piscinas de agua estancada en derredor de las chozas con la consecuente amenaza de mosquitos. Además, muchas personas sufren enfermedades a causa de la desnutrición. El desbordamiento del río Krishna barrió el suburbio y posteriormente el gobierno local derrumbó las chozas restantes, aunque muchas familias desafiaron la orden de desalojo de la zona y desde entonces han vuelto a asentarse en el lecho del río.

Autonagar:
Está situado a las afueras de Vijayawada, en la carretera dirección a Machilipatnam. El área, que ocupa una superficie aproximada de 109 hectáreas, debe su nombre a los innumerables talleres de automóviles y las fábricas de acero presentes en la zona. Aproximadamente 35.000 personas trabajan en el área y se estima que 7000 niños menores de 14 años trabajan en Autonagar. Unas 200 familias viven aquí, en pequeñas chozas junto a la carretera. Las chozas carecen de ventilación y agua corriente y se inundan con frecuencia en la época de lluvias. Además, toda el área está cubierta de hollín debido a las quemas de carbón. Unos 300 niños viven en este suburbio en condiciones antihigiénicas, carentes de ropa, comida y atención sanitaria.
                                                                                        
Rajarajeswaripeta:
Está situado en las afueras de la zona norte de Vijayawada. En diciembre de 2001, como parte del intento del ayuntamiento municipal de desalojar a los habitantes de los suburbios junto a la carretera y de las tierras gubernamentales ocupadas, se realojó a unas 1200 familias en Rajarajeswaripeta procedentes de otras localidades. Sin embargo, el gobierno se ha limitado a realojar a familias de un suburbio a otro, sin facilitarles ningún tipo de infraestructura. A cada familia se la ha asignado una parcela de unos 40 metros cuadrados. Las autoridades municipales cavaron 50 pozos para proporcionar agua para uso diario, pero estos son poco profundos y el agua que emana es salada. El agua, por tanto, no es potable y se emplea sólo para lavar y asearse. Se les proporcionaron bombas manuales, pero la mayoría ya están rotas y las restantes son difíciles de manejar. Una vez al día se les suministra agua potable desde la ciudad a través de tanques de agua, aunque dicen que no es suficiente para cubrir sus necesidades. No hay retretes, por lo que las personas se ven obligadas a usar el campo comunitario. Esta carencia de infraestructuras sanitarias conlleva importantes problemas de salud, agravados por la ausencia total de instalaciones médicas.

Alankar:
Este suburbio está situado en uno de los canales de irrigación del río Krishna y es uno de los más antiguos de la ciudad. Las familias, que habitan en chozas con techo de paja, pertenecen a las subcastas Budabukkala, Erukala, Yanadi y Dokkala, consideradas las más bajas de toda la sociedad india. La mayoría de las familias están vinculadas al tráfico sexual. Los hombres se ganan la vida como tiradores de rickshaw, criadores de cerdos o como chulos, mientras que la mayoría de las mujeres trabaja como prostitutas. El área no tiene electricidad ni suministros de agua potable. Los niños aquí viven en el más absoluto abandono. A las niñas se las inicia en el comercio sexual a una edad muy temprana y los niños trabajan como traperos, en teterías, tiendas de venta de vino, o venden droga.

Vambay Colony:
Hemos comenzado recientemente a proporcionar asistencia a este suburbio. Fue tras el desbordamiento del río Krishna, cuando muchos antiguos residentes de Brahmarambapuram  se vieron forzados a realojarse aquí. Este suburbio se encuentra ubicado en un vertedero y las personas viven en la miseria, rodeados de basura esparcida por doquier.

Nuestro trabajo en los suburbios

Asistencia médica: la falta de limpieza e instalaciones sanitarias expone a los habitantes de los suburbios a todo tipo de enfermedades, a menudo contagiosas. Con los años, hemos intervenido para atender y vacunar a los niños y a los adultos. Nuestro equipo de médicos visita cada suburbio como mínimo una vez a la semana para atender a los más necesitados y distribuir medicamentos. Con frecuencia organizamos campamentos de asistencia médica y programas de inmunización, ofrecemos tratamientos dentales gratuitos y operamos a cientos de pacientes.

Alfabetización: Care&Share ha construido un colegio en cada uno de estos suburbios para que los niños –que de otro modo estarían privados de cualquier oportunidad educativa- puedan adquirir una formación básica. En algunos de estos suburbios, los colegios son los únicos edificios en pie.

Distribución de leche: desde hace ya años, llevamos a cabo un programa de distribución de leche cuyo objetivo último es conseguir que todos los niños que van a nuestra escuela puedan beber, como mínimo, un vaso de leche al día. Esto contribuye a contrarrestar algunos de los desastrosos efectos de la malnutrición. Distribuimos 128 litros de leche al día por un coste total de 50€. El gasto anual de la distribución de leche asciende a 19000€. Recientemente hemos comenzado a repartir leche para unos 200 recién nacidos en el suburbio de Rajarajeswari. Esto supone un coste adicional de 20€ al día.

Autonomía económica: asimismo, atendemos a los padres de familia de los suburbios para tratar de proporcionarles los medios necesarios para que puedan alimentar a sus familias. A menudo, hemos donado a algunos habitantes de los suburbios un  rickshaw –uno de los principales medios de transporte en la ciudad- que tiene un valor aproximado de 180€. A otros, que trabajan como vendedores de fruta o herreros, se les ha proporcionado un carrito, que cuesta unos 150€. En otros casos se han proporcionado máquinas de coser por un coste de 55€.




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




ESPAÑA: Care & Share España — Ronda de Valencia 9, 2B — 28012 Madrid — Email: esp@careshareindia.org
USA: Care & Share USA Inc. — 223 Double Gate Way — Sugar Hill, GA 30518-8904 — Email: info@careshareindia.org
INDIA: Care & Share Charitable Trust — 40-9-73/6 AVR Arcades 1st Floor — Sai Nagar, Benz Circle — Vijayawada, AP 520 008

ITALIA: Care & Share Italia Onlus ONG — Castello 6084 — 30122 Venezia — Phone: +39-041-2443292 — Email: careshare@careshare.org