Andhra Pradesh, como muchos otros estados de la India, está constantemente amenazado por los desastres naturales. Los tifones azotan la costa de la Bahía de Bengala, las lluvias monzónicas a menudo ocasionan inundacions catastróficas y las frecuentes olas de calor destruyen sin piedad los cultivos y dejan a las familias sin sustento. Los pobres son los más vulnerables ante estos desastres. En 1977, uno de los tifones más agresivos que azotó el subcontinente indio se cobró más de 50.000 vidas. En 1996 los ciclones acabaron con la vida de 2000 personas, y en 2005, murieron 1000. Anualmente, entre 100 y 1500 personas fallecen a causa de las olas de calor.

Cuando un desastre natural azota nuestra área, Care&Share siempre está en primera línea en las operaciones de ayuda de emergencia. Ofrecemos comida y tratamientos sanitarios, ayudamos a las familias a reconstruir sus casas y les proporcionamos los medios para restablecer sus negocios. Sólo en 2005, tuvimos que hacer frente a dos desastres de enorme magnitud. Primero fue el tsunami que arrasó la costa de Andhra Pradesh y que dejó cientos de muertos. Después vinieron las inundaciones durante el verano, que dejó a más de 100.000 personas sin hogar en todo el estado. En estas circunstancias, el procedimiento que sigue Care&Share es “actuar primero, pensar después”. En ambos casos, dispusiéramos de fondos o no, acudimos a toda prisa a ayudar a quienes lo necesitaban, aquellos que lo habían perdido todo en un momento breve y fatídico.

Emergencia sequía 2009

No sé si sabrán que el verano español corresponde a la estación del monzón en la India. Sin embargo, el monzón llega a la costa Oeste (de Bombay). En nuestra región , justo del otro lado, en la costa Este llegan solamente la “cola” de los monzones con lluvias menos abundantes y menos frecuentes. Buena parte de Andhra Pradesh, la zona que rodea a la capital Hyderabad, es una zona semi-desértica. Andhra Pradesh es tan grande como Italia y es la sexta región más pobre de la India.

No obstante lo anterior, esta región y las regiones colindantes son consideradas “el cuenco de arroz de la India” con dos cultivos de arroz al año en la mayor parte del territorio. También la caña de azúcar es cultivada en casi todas las tierras. Desde 1995 vengo a la India cada verano y nunca he visto una estación sin lluvias como este. Nosotros mismos este verano hemos plantado verduras y árboles frutales en Butterfly Hill con la tentativa de ser auto-suficientes. Ahora nos enfrentamos a perderlo todo.

Hemos calculado que cocinamos 5.242 comidas diarias para los niños de Daddy's Home, Butterfly Hill, Sweet Home, Toti's Home, Bishop Azaraiah, Helen Keller (niñez con capacidades especiales), escuela de Autonagar (niños de los barrios marginales), escuela de Ginny's Home (hijos de las prostitutas), Observation Home (la cárcel estatal para niños), Happy Home, Night Shelter y los recién nacidos. Ya en los últimos boletines informativos os habíamos pedido una ayuda para comprar el arroz. Hasta el 2007 cada Kg. de arroz nos costaba 6 rupias gracias a una concesión gubernamental que fue luego suspendida. Ahora cada kilo nos cuesta 24 rupias y necesitamos 10.665 kg. de comida al mes. Por lo tanto en marzo hemos calculado que cada niño a nuestro cargo nos cuesta 607 euros al año, mientras la cuota que recibimos para cada uno de ellos es de 430 euros. Además en esa época teníamos 90 niños que no estaban apadrinados (actualmente son 70). Con la crisis económica no es posible aumentar las cuotas. Así que tenemos un desajuste de aproximadamente 150,000 euros y desde entonces hemos intentado recoger ayudas para colmar esta cantidad enorme. Hemos por lo tanto suspendido la admisión de nuevos niños, aun cuando las casas para acogerles están listas.

Por si fuera poco, hasta el clima nos confronta: desde diciembre ha llovido solamente 3 veces. Una desolación. Algunos agricultores esperanzados han plantado el arroz al principio de la estación de los monzones y lo han perdido todo. Otros sin embargo han esperado. En donde mires se ve solo tierra ardida por el sol. Aún si ahora mismo, lloviera sería demasiado tarde para plantar arroz. Esto es un desastre de enormes proporciones para la India. Hoy en la BBC han anunciado el incremento del precio del azúcar debido a esta situación. En Butterfly Hill en el mes de julio, hemos aplanado un terreno para cultivar aún más, en él sembramos cerca de 850 plantas de las cuales más de la mitad son arboles frutales, confiando en el ciclo de anual de lluvias. Desde entonces cada día, Los pequeños, bajo un sol abrasador y con barreños, riegan las plantas. En el intento extremo de salvar los árboles, hemos tenido que suspender algunas clases de la escuela para dar a los chicos el tiempo de ir a buscar agua por toda la aldea: antes que ir a la escuela hay que comer. Hasta ahora en Buterfly Hill, todo está “vivo”. Algún arbolito muerto ha sido sustituido.

La situación es difícil ya que el 70% del país sufre por esta sequía, esto es verdaderamente grave, ya que no han podido cultivar en casi todo el país. Podrán imaginarse cuán critico será el problema en los próximos meses, sin comida y con este exorbitante incremento de precios. Tener una quinta parte de la población mundial de la que gran parte vive debajo del umbral de pobreza y con el 70% menos de alimento...será un gran desafío. La mayor parte de los agricultores, ya están muy endeudados, ahora estarán ahora de rodillas. No habrá trabajo. Los usureros se harán riquísimos. Habrá miles de suicidios y millones de personas que no podrán comer todos los días. Al mercado ya no se encuentran un montón de cosas y los precios se han triplicado. Así que la estima de nuestra perdida de marzo ahora sube vertiginosamente. No sabemos que hacer. Dentro de poco no tendremos el dinero para dar de comer a los niños. No sé que pasará ni QUE HACER. No tengo experiencia en este tema, no obstante hemos superado el tsunami y 3 inundaciones desde 2005. La otra noche a las 02.00 hubo un terremoto (con epicentro en las islas Andaman). Acababa de apagar el ordenador y hablaba por teléfono con mi hija y he tenido mucho miedo por qué ha sido un movimiento telúrico bastante intenso.

Conocemos bien la dificultad de las personas en estos tiempos de crisis económica para echarnos una mano. No obstante os pedimos que nos hagan si pueden, una pequeña transferencia ya que en este momento tan tremendo de emergencia cada euro será util. Mil gracias por la ayuda que podrán darnos.

Estamos en las manos del cielo.

Cuenta corriente 021010 de Care & Share Italia Onlus ONG c/o Banco San Marco (Venice, Italy). IBAN Code : IT42U0518802001000000021010.


El domingo negro: el tsunami de 2004

El 26 de diciembre, domingo, era Pournami, un día de luna llena considerado de buen augurio para darse un baño sagrado en el mar y rezar al dios del Sol. Se estima que había unas 300 personas en la playa de Manginapudi temprano por la mañana. Muchos habían venido desde Machilipatnam, Vijayawada y otros lugares. Unos 100 pescadores se habían echado a la mar en sus pequeñas embarcaciones. Los que habían salido a pesacr por la noche estaban en la orilla recogiendo la pesca y secando las redes.

La playa se convirtió de pronto en un cementerio cuando una ola de dimensiones gigantescas arrastró a las personas mar adentro. Nadie sabe cuántas personas murieron en este desastre. Al final del día se recuperaron e identificaron 26 cuerpos. Algunos testigos dicen haber visto un camión con unas 100 personas locales que fueron arrastradas por el mar. Unas cincuenta personas siguen aún desaparecidas. Una familia de veinte miembros perdió a siete, todos mujeres y niños. La tasa de muertos se sitúa entorno al centenar. En la playa, las tiendas de los pescadores quedaron completamente destruidas y los supervivientes se refugiaron el el Joy School de Care&Share. Una situación similar se vivió a lo largo de la costa de Andhra Pradesh. Lugares como Peddapatnam (lista 2), Machilipatnam (lista 11) y Bantumilli (lista 53) fueron afectados por el agua que penetró tierra adentro. Los habitantes de la isla de de Paddapatnam fueron evacuados a la ciudad de Machilipatnan y se les acogió en las instalaciones de la escuela universitaria estatal.

Gracias al apoyo incondicional y masivo de nuestros padrinos, durante los días y semanas que siguieron al desastre, Care&Share se hizo cargo de las familias desplazadas, les proporcionó alimentos, reconstruyó sus tiendas y cubrió sus necesidades básicas. Nos movilizamos por toda la costa de Andhra y llegamos a los poblados más remotos e inaccesibles que habían sido ignorados por la mayoría de las operaciones de emergencia de los organismos gubernamentales y no gubernamentales, como Manginapudi, el área de Bantumilli, Thadivennu, Niddamarru, la isla de Chinagollapalem, Laxmipuran, Sathinapalem, Yesupuram, Kruthivennu, Malampudi, Matlam, Nachukunta, Peddapatnam, Sathenapalem, Podu, Padathadika y Varlagondithippa.

Asistimos a miles de personas, les proporcionamos medicinas, les vacunamos, les ayudamos a desalinizar los campos, cavamos nuevos pozos de agua potable, rehabilitamos las instalaciones sanitarias y compramos docenas de nuevas embarcaciones de pesca y redes para que los pobladores locales pudieran volver a su trabajo. Restauramos y pintamos dos colegios (y acabamos de recibir fondos para restaurar otros dos), reconstruimos dos puentes, instalamos nuevas plataformas de pesca y rehabilitamos las tuberías que traen el agua a la aldea de Niddamarru.

Nuestra intervención en números

Familias atendidas ............................................................... 4.411
Lentejas ........................................................................ 12.025Kg
Arroz ............................................................................ 66.950Kg
Utensilios .......................................................................... 17.241
Aceite  ............................................................................. 9.980kg
Esterillas ............................................................................. 3.625
Agua .................................................................................19.000l
Jabón ................................................................................ 35.422
Vacunas .............................................................................. 3.570
Asistencia dental .................................................................... 237
Embarcaciones ....................................................................... 163
Redes ..................................................................................... 483
Medicamentos ..................................................................... 1.255
Pozos ....................................................................................... 38


El diluvio, 2005

Ocho meses después del tsunami que arrasó el área costera de los alrededores de Machilipatnam, un nuevo desastre natural azotó con violencia el estado de Andhra Pradesh. Esta vez le tocó a la ciudad de Vijayawada, la tercera ciudad más grande del estado y en la que Care&Share tiene su centro de operaciones, la que ha tenido que afrontar esta grave amenaza. Mientras que las gigantescas olas del tsunami mataron y dejaron sin hogar a miles de personas, en esta ocasión ha sido la fuerza del río Krishna la que, poco a poco, pero despiadada e inexorablemente, se ha cobrado la vida de miles de personas, inundando a intervalos extensas áreas altamente pobladas de la ciudad.

El río Krishna es uno de los ríos sagrados más importantes de la India. Nace en el estado de Maharashtra (cerca de Bombay) y sus aguas discurren hacia el este atravesando el estado de Andhra Pradesh para desembocar en el mar a casi 1000Km río abajo en la Bahía de Bengala. Se han construido dos grandes presas en el río, una en Srisailam y la otra en la colina de Nagarjuna. Debido a la ausencia crónica de lluvias, durante los últimos veinte años el Krishna ha cesado de discurrir en repetidas ocasiones por la ciudad de Vijayawada. Su cauce a menudo presenta un aspecto desolado y seco. Debido a que el nivel de agua del río es cada vez menor, muchos han ocupado o comprado tierras en el lecho del río, tiempo atrás considerado muy peligroso por el riesgo de inundaciones y desbordamientos del río.

Algunos incluso han comenzado a construir en el mismo lecho del río. Aproximadamente 3000 familias, en su mayoría tiradores de rickshaw y traperos, viven en el suburbio de Brahmarambapuram en condiciones de pobreza absoluta. Otros miles habitan en suburbios similares que han ido surgiendo a lo largo del río. En estas áreas, en las que la indigencia, la malnutrición y las enfermedades están tan extendidas, se enfrentan ahora a una situación de emergencia de dimensiones mucho mayores.

Tras las intensas lluvias sin precedentes que inundaron la ciudad de Bombay en julio, flujos masivos de entrada de agua motivaron que las autoridades comenzaran a evacuar agua desde Nagarjuna Sagar el 5 de agosto. En un principio se liberaron 165000m3 por segundo, pero el volumen se fue incrementando poco a poco. A medida que el agua discurría río abajo a un ritmo constante, el Krishna se convirtió de nuevo en un río enfurecido que iba reclamando poco a poco su lecho, seco tiempo atrás. En el espacio de tan sólo dos días, el cauce de agua que solía discurrir por la ciudad de Vijayawada aumentó su caudal hasta sobrepasar el máximo alcanzado en 1998.

Evidentemente, las primeras víctimas de esta tragedia fueron los habitantes de los suburbios de Vijayawada. El suburbio de Brahmarambapuram quedó totalmente sumergido y el río arrasó sin piedad todas las chozas de barro. Todos perdieron sus casas. Incluso nuestro colegio, mucho más robusto que cualquier otro edificio de alrededor, sufrió daños. Como resultado de este desastre, la ciudad de Vijayawada tuvo que afrontar una grave crisis humanitaria. Se evacuó a 10.000 familias que fueron instaladas en 18 campos de refugiados improvisados apresuradamente por el gobierno local. En un primer momento, muchos se negaron a dejar atrás lo poco que les quedaba, pero finalmente fueron desalojados a la fuerza por la policía. A algunos los trasladaron a colegios públicos locales, a otros al estadio de Indira Gandhi y a otros a la estación de autobuses de Pandit Nehru. La escena que se contemplaba en la estación de autobuses era realmente desoladora. Había unas 1000 familias recostadas sobre el suelo mugriento junto a sus escasos y míseros enseres. El hedor se hizo insoportable en poco tiempo, ya que la gente empezó a orinar y  defecar por todas partes. En los colegios que visitamos, la situación era similar, la gente estaba apiñada en pequeños habitáculos en los que escaseaban la comida y la higiene.

Care&Share intervino de inmediato para que estas personas tuvieran al menos una alimentación adecuada. Durante varias semanas cocinamos y distribuimos dos comidas al día compuestas de arroz y curry para más de 2000 personas. Asimismo prestamos asistencia sanitaria a algunas de las familias desplazadas. La intervención resultó muy costosa: no sólo proporcionamos alimentos, tratamientos médicos y vacunas para miles de personas, sino que también, teniendo en cuenta que no tenían nada ni ningún lugar adonde ir, nos comprometimos a ayudarles a reconstruir sus casas y retomar sus vidas.

En cuanto las aguas bajaron, empezamos a ayudar a las familias desplazadas proporcionándoles materiales para construir unas cabañas más robustas y mejores. Pero las intensas lluvias de septiembre volvieron a inundar Vijayawada. Todo lo que hasta ese momento habíamos donado a los habitantes del suburbio de Brahmarambapuram se perdió, fue arrastrado río abajo por el Krishna y la gente regresó a la estación de autobús. Para empeorar las cosas, otras áreas en las que estábamos trabajando fueron evacuadas debido al derrumbamiento de la orilla del río, y el suburbio de Rajarajeswari quedó sumergido bajo el agua, así como algunas zonas de Daddy’s Home. Las vías de tren entre Vijayawada y Hyderabad quedaron cortadas. Un total aproximado de 100.000 personas en todo el estado de Andhra Pradesh se quedaron sin hogar, y poblados enteros fueron arrastrados por la furia del río.

 


 











 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




ESPAÑA: Care & Share España — Ronda de Valencia 9, 2B — 28012 Madrid — Email: esp@careshareindia.org
USA: Care & Share USA Inc. — 223 Double Gate Way — Sugar Hill, GA 30518-8904 — Email: info@careshareindia.org
INDIA: Care & Share Charitable Trust — 40-9-73/6 AVR Arcades 1st Floor — Sai Nagar, Benz Circle — Vijayawada, AP 520 008

ITALIA: Care & Share Italia Onlus ONG — Castello 6084 — 30122 Venezia — Phone: +39-041-2443292 — Email: careshare@careshare.org